Da igual el calor que haga, siempre que tengas a una familia feliz frente a la cámara. Ainara y Joel soportaron pacientemente el calor y se dejaron llevar para conseguir las mejores fotos. El resultado salta a la vista. Joel siempre pendiente de su hermanita como buen hermano mayor y Ainara con un vestido que parecía sacado de un cuento de muñecas nos deleitaron con su complicidad y sus sonrisas.