Nos bastó con escuchar los primeros acordes de un villancico para ponernos manos a la obra. Lo demás fluyó desde los recuerdos de nuestra infancia hasta las bellas sonrisas de nuestros modelos, para vestir de Navidad el Estudio Primera Foto en Madrid: