Seguro que vuestros niños tienen botas de agua que os encantan como les quedaban y con las que dieron sus primeros chapoteos en los charcos. El problema es que enseguida les crece el pie, se les quedan pequeñas y ya no les valen.

Pues si queréis conservarlas y seguir viéndolas, deciros que son un estupendo recipiente para plantar bonitas flores en vuestro jardín o terraza. Si no tenéis jardín o terraza donde poner plantas, como jarrón también queda fantástico, ya sea con flores naturales, (porque dentro podéis llenarlo de agua) o  con con flores artificiales.

Botasss

¿Se os había ocurrido alguna vez darle ese uso a esas botas? ¡Nos parece una idea genial y muy divertida!

Vía: L´hort de l´Eva