JumpingHoy os vamos a dar una serie de ideas que hemos considerado las más originales, para que consigáis que las fotografías de vuestros peques sean originales y divertidas. Lo importante es pasarlo bien, así que da igual que la cámara sea compacta, réflex, o simplemente con la del móvil.

Con la cara manchada

Déjales un ratito con unas pinturas o con algo de chocolate y harina, y mientras ellos se divierten ajenos a tu cámara, hazles fotos.

¡A la cárcel!

Prepara unos carteles con su nombre y un número, y escoge un fondo claro. Retrátalos de frente y de lado. Quedarán unas fotos muy originales de los terremotos de la casa.

De cocinitas

Déjales unas tostadas y un poco de mermelada o, si te atreves, un bol con harina y unos huevos. ¡Mientras se lo pasan en grande no dejes de disparar fotos!

De Pottering

Entre los muchísimos fenómenos sociales que podemos seguir para hacer fotografías, uno que nos encanta es el public pottering, es decir imitar a Harry Potter mientras juega al Quidditch en Hogwarts. La idea es sencilla: coger una escoba o similar y saltar con ella. Si buscáis en Internet encontraréis miles de fotografías de todos los lugares del mundo.

Bajo el agua

Para ello necesitarás una cámara acuática o una carcasa sumergible.

Vía: The Kings Of The Blog