Te tenemos que confesar algo. Decidimos hacer un tragabolas para que los niños jugaran estos días de vacaciones, pero la verdad es que nos hemos enganchado todos a jugar con esta divertida manualidad. La hemos hecho a partir de una garrafa de plástico reciclada y con la ayuda de los peques.

Nuestro propósito de reciclar, reducir y reutilizar ya es todo un compromiso. Seguimos buscando nuevas oportunidades a los objetos reciclados como lo puedes ver en esta manualidad en la que hemos utilizado los siguientes materiales:

  • 1 garrafa de plástico reciclada
  • 1 cortador
  • cinta adhesiva de color rojo
  • goma eva de color negro y blanca
  • 1 pistola de silicona
  • Papel de aluminio reciclado de los bocadillos.

Lo primero es quitarle a la botella las etiquetas y restos de pegamento y asegurarnos que su interior está limpio. En nuestro caso contenía agua por lo que no tuvimos problema.

Para hacer la boca nos hemos ayudado de una plantilla que hicimos en un papel, la dibujamos sobre el envase y la hemos recortado.

Luego hemos puesto cinta roja alrededor del orificio para marcar la boca, y también con el fin de proteger los bordes, ya que quedan con mucho filo y pueden ser peligrosos.

Posteriormente hemos hecho dos círculos negros grandes en goma eva, y dos más pequeños en blanco para hacer los ojos.

Con la ayuda de la pistola los hemos pegado y ya hemos terminado nuestro particular tragabolas. Para las bolas hemos usado papel aluminio que teníamos reciclado de antes de usar bolsas de papel para nuestros bocadillos.

¿Cómo se juega?

La verdad es que aquí ya puedes diseñar las reglas de juego a tu antojo. Te vamos a compartir algunas de las nuestras.

La primera fue darle el mismo valor a todas las bolas y hacer rondas de lanzamientos entre los participantes para ver quién llegaba primero a 500 puntos. Para hacer más divertido el juego, le quitamos el tapón a la botella y si alguno metía la bola por el hueco de arriba, ganaba automáticamente.

Otra forma fue ponerle cinta roja a una bola, y cinta negra a otra, y les asignamos diferentes valores, de esa manera se generó más expectativa y más competencia.

Por último, nos propusimos solo meter la bola por el hueco de arriba, el del tapón. Aunque fue difícil, fue muy divertido y hubo un ganador.

Esperamos que te haya gustado y que te animes a hacer tu propio tragabolas. Si quieres ver más manualidades sigue este enlace.