Centro decorativoAhora que estamos con el tiempo cada vez más frío estamos seguros que en casa consumís muchas naranjas.

Seguro que la piel la tiráis, pues a partir de hoy no lo hagáis ya que la podréis utilizar para crear un estupendo centro de mesa y encima con olor a cítricos. Decirle a vuestros peques que vais a convertir una naranja en una rosa, y seguro que no se lo creerán y pensarán que es imposible.

Se trata de pelar la naranja con cuidado para que toda la piel esté unida del principio al final, enrollarla y dejarla secar, y así tendremos unas pieles de naranja que se acabarán pareciendo a unas rosas.

Lo demás ya es cosa de vuestra creatividad. Con un jarrón transparente, hojas secas que encontréis en el parque o piedras, granos de café… podréis conseguir un centro de mesa increíble y aromático. Pedirle a vuestros niños que os ayuden, se sentirán muy motivados y seguro que tendrán mil ideas para hacerlo.

Es una buena forma de que vuestros peques vean que a todo se le puede dar otra utilidad tan sólo con un poquito de imaginación.

Vía: Tablón de Ingenios